Varsovia, la capital de Polonia, fue fundada en el siglo XIII a ambas orillas del río Vístula.

Varsovia es un lugar lleno de vida y tiene su propia atmósfera única. Sin embargo, la ciudad tiene una historia triste. Durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad fue destruida y luego reconstruida. La actual capital, Varsovia, está llena de vida, centros comerciales y rascacielos.

Arquitectura en Wroclaw

Castillo Real de Varsovia

Varsovia es una ciudad atractiva para los turistas con su casco antiguo, en inscrito en lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Descubra en Varsovia: la Ruta Real, el museo Chopin y sitio de un antiguo gueto judío, por mencionar algunos de sus sitios de más interés.

El Castillo Krolewski (Castillo Real), que fue construido originalmente en el siglo XIII y fue la sede de los duques de Mazovia. Tras la transferencia del poder (dominio) de Cracovia a Varsovia se convirtió en la sede del rey y del gobierno. A excepción de este castillo, se puede encontrar otra residencia real, el Palacio de Wilanów. Durante su estancia en Varsovia, también debería visitar el Palacio Lazienki, que se significa «El Palacio del Agua«.

Cracovia, la antigua capital real de Polonia, con su rica historia, muestra todos los grandes estilos arquitectónicos europeos: románico, gótico, renacentista, barroco y art nouveau. Encuentra el retablo gótico tardío más grande del mundo dentro de los oscuros interiores de la Basílica de Santa María y luego sal a la luz del sol para ver la reluciente salón de los Paños del Renacimiento del siglo XVI, en la plaza del casco antiguo.

Presenta tus respetos con una visita a Auschwitz, el mayor de los campos de concentración y muerte de las atrocidades de la «Solución Final» cometidas por los nazis en la Segunda Guerra Mundial.

O sumérjase en la mina de sal Wieliczka, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Inaugurada en el siglo XIII, la mina produjo sal de mesa de forma continua hasta 2007.

Plaza de la Ciudad Vieja de Cracovia

Varsovia

«París del norte»

Iglesia San José, Cracovia

Wroclaw, con su idílica ubicación en el río Odra, es una visita obligada. La ciudad comprende 12 islas, 130 puentes y áreas verdes en los parques ribereños. La Isla de la Catedral, bellamente conservada, es un placer para los amantes de la arquitectura gótica. Teniendo las influencias de Bohemia, Austria y Prusia, la ciudad tiene una estructura arquitectónica y cultural única, que está representada por su magnífica plaza del mercado (Rynek).

Varsovia

Gdańsk, tiene una sensación única que la distingue de otras ciudades de Polonia. Siglos de ser el centro marítimo,de ir y venir como un importante puerto del Báltico; han dejado su huella con su arquitectura distintivamente no polaca, calles estrechas, todo lo cual ha sido influenciado por una nación unida de comerciantes ricos que ayudaron a dar forma al pasado de la ciudad, además de ser un área pequeña.

Comida deliciosa

Si hay alguna cocina conocida por ser abundante, esa es la comida polaca. Los pierogi son quizás uno de los platos polacos más conocidos y amados. Estas bolas de masa rellenas pueden contener una variedad de ingredientes diferentes, generalmente carne de res o cerdo, y son un plato bastante versátil ya que se pueden hacer dulces con ciruela o albaricoque. Gołąbki, que es carne sazonada y arroz envuelto en hojas de col hervida. Kolaczki es quizás uno de los postres más populares de Polonia. Estas son galletas dobladas que contienen un relleno de fruta (generalmente albaricoque) o un relleno de queso dulce y están ligeramente espolvoreadas con azúcar en polvo. Por supuesto, estos alimentos deben disfrutarse con una copa de vodka polaco.

¡Bienvenidos a Polonia!